El peor enemigo de un Criminólogo (a) es otro Criminólogo (a)

Saludos lectores

En esta oportunidad quiero compartir una reflexión personal sobre quizás, una de las razones por las que a pesar de los años, nuestro gremio aun no logra consolidarse como una fuerza importante en nuestra sociedad y en el abordaje de la criminalidad y su prevención.

Hubo un tiempo en el que pensaba que el abordaje popular de la televisión, la literatura o el cine, habían influido en esto, pero conforme avanzan los años, ya con un poco más de experiencia en el campo, he comprendido que somos nosotros nuestro principal enemigo.

A lo mejor esto también ocurre en otros gremios, pero puedo hablar sólo de lo que he vivido y visto con propios ojos en el mío. Y es que, es común toparse con actitudes egoístas, egos inflados y superioridad moral, que han contribuido al estancamiento profesional.

Quizás el estigma de confundirnos con criminalistas, hizo a algunos tener la necesidad de segregarnos, de poner a los criminólogos de un lado, a los criminalistas en otro, lo mismo que a los investigadores criminales o cientistas policiales para «diferenciarnos», como si a la delincuencia le importara esto.

Si hay algo rico en la Criminología, es su capacidad para abordar de manera interdisciplinaria el fenómeno criminal, de nutrirse de otras ciencias hermanas, que están ahí para darnos visión, para ampliar nuestros conocimientos y para permitirnos emitir criterios lo más profesionales y apegados a la realidad ¿cómo es que queremos separarnos en un país tan pequeño, con un mercado laboral tan limitado y con los problemas de inseguridad en que vivimos?

Y si lo anterior fuera poco, buscan cómo meterle el pie a sus propios colegas, con celos de quienes levantan un proyecto o del reconocimiento público por su labor, generando polémica para dañar la imagen de otras personas a base de chismes y manipulación mediática.

Parece más importante para algunos poner a las personas en contra de otras que unir esfuerzos y crear lazos entre sus propios compañeros.

Y es que estas actitudes nos impiden en parte dedicarnos a lo que realmente tiene importancia, que es poner al servicio del país nuestros conocimientos y proyectar la imagen de nuestra profesión, sin importar quién firmó un documento o hasta el nombre escrito en una placa.

Compartiendo con colegas criminólogos / criminalistas

Quise compartirles esta foto tomada en México junto a otros colegas y que me motiva mucho, en esa oportunidad recuerdo estar sentada en una mesa, compartiendo vivencias y hablando sobre proyectos en común, cada uno con sus propios sueños desde sus emprendimientos, creando sinergias, sin miedo al éxito, sin envidias ni egos de por medio y motivados por un solo objetivo: Dar lo mejor de nosotros.

Quienes realmente me conocen y han trabajado conmigo saben que soy una idealista, algunos lo verán como un punto negativo pero para mí es un impulso, creo en la unión de esfuerzos y conocimientos, no nos veo mejor ni superior a otros colegas de ciencias hermanas, creo que todos tenemos mucho que aportar y que desde el individualismo y trincheras contrarias, no se resuelven los problemas que afronta el país en materia de inseguridad.

Yo celebro cada vez que veo a otros compañeros levantar proyectos, cada vez que salen en las noticias brindando criterio experto, cada vez que me entero que uno de los nuestros fue contratado en una organización o sale su nombre en el artículo de una revista o blog.

Todos tenemos mucho para aportar, pero para brillar, no se ocupa opacar la luz de los demás.

Consejos para ejercer la criminología

Saludos lectores

Semanas atrás abrí una cuenta TikTok para compartir contenidos dinámicos sobre criminología. Lo inauguré con un pequeño video que titulé: 5 tips para ejercer la criminología y no morir en el intento.

El video ya cuenta con más de 500 reproducciones y he decidido hacerles un pequeño articulo ampliando cada uno de los consejos:

Conoce su campo de aplicación: Todavía en el 2021 las personas, e incluso entre estudiantes y profesionales, se conserva una idea errónea de lo que es la criminología y su campo de aplicación, y no está de más decir que los mismos centros de estudios perpetúan esta imagen, cuando observas los banners publicitarios con imágenes que dan alusión a carreras como criminalística o investigación criminal, para promocionar la carrera de criminología. Lamentablemente esto «engaña» visualmente a quienes desean estudiar la carrera. Pero la responsabilidad no es solo de las universidades, la persona que va a ingresar a un plan de estudios debe tomarse como mínimo, un momento para reflexionar las opciones de estudios que hay, y elegir la carrera acorde, no hay nada de malo en querer ser un «CSI» o un súper investigador/policía, lo malo es no saber elegir cuál es tu perfil profesional.

Aprende a hablar inglés: Además de que mucha literatura se encuentra en este idioma, y te facilitará el aprendizaje y la búsqueda de fuentes para respaldar trabajos e investigaciones, también es un hecho que es parte de los idiomas más solicitados en muchas empresas, y que igualmente nunca se sabe cuándo vas a necesitar comunicarte con alguien en este idioma, aún estado en un país de habla hispana. Conozco casos de muchos profesionales que no han podido aplicar a ciertos puestos laborales por no dominar el inglés. Todos tenemos procesos de aprendizaje diferentes, pero al menos empieza haciendo algo para conocer este u otros idiomas que puedas requerir, hay aplicaciones, videos, y muchísima información en la web que te puede ayudar a entrenar el oído, así como aprendiste español en la infancia, escuchándolo de las personas que te rodeaban, del mismo modo puedes aprender de videos, películas, documentales, y posteriormente te sentirás más en confianza matriculando un curso para perfeccionarlo.

Capacítate: No todo es criminología, por eso es importante adquirir conocimientos adicionales que puedan ayudarte a desempeñar mejor tu función, indistintamente del puesto, desde el uso de herramientas tecnológicas, administrar recurso humano, gestión de riesgos, manejo de presupuestos, uso de extintores, primeros auxilios, así sean conocimientos básicos pero que eventualmente te serán muy útiles, no sólo para adquirir un empleo, algunos incluso podrían salvarte la vida o la de alguien más.

Explora tu potencial: Recurrentemente escucho o leo a personas que consideran no estar «trabajando en lo suyo» porque ostentan puestos como oficiales de seguridad/prevención, en centros de monitoreo y videovigilancia, como supervisores motorizados, entre otros, lo cual significa que no tienen una noción clara de lo que es la criminología y todo su potencial. Dentro de la cadena de seguridad, todo puesto es indispensable, y los conocimientos de un profesional en criminología, pueden ser clave para el éxito de una operación, si desde un puesto como oficial se puede aplicar criterios de prevención para evitar la comisión de un hecho delictivo ¿cómo es que aún hay quienes piensan que no trabajan en lo suyo? Hay una diferencia entre no estar en un puesto nombrado como profesional y no serlo o no estar ejerciendo como tal, el profesionalismo es algo que se lleva más allá del título o cargo que tengas, y desde cualquier puesto debes comportarte como tal y tomar con seriedad tu trabajo y ser responsable del conocimiento que pones en práctica durante tus funciones gracias a la formación académica que posee. Si no eres capaz de explotar todas tus capacidades en puestos no profesionales como los mencionados, ¿realmente esperas hacerlo cuando tengas más responsabilidades? Ganar más o tener un puesto con nombre elegante no es sinónimo de que vas a triunfar en dicho cargo.

Especialízate: El campo de actuación de la criminología es muy amplio, y es un error no definir un área de especialización o dominio, algunos profesionales brincan de un lado a otro sin tener un norte claro de lo que quieren durante su trayectoria profesional, y tratan de abarcarlo todo sin ser realmente expertos en nada, enfócate en lo que quieres y lo que tus capacidades te permiten, es necesario hacer un autoanálisis y determinar en qué eres bueno/a realmente. Esto no significa que puedas explorar otras áreas más adelante, pero si vas a hacer un cambio debes formarte bien en la materia y volverte una persona experta en ello, en mi caso me he ido más por el campo de la seguridad corporativa y también la criminología comunicativa, creando contenidos y plataformas de difusión y conocimiento sobre la profesión, y conozco muchos otros colegas en áreas de la seguridad pública, seguridad comunitaria, criminología educativa, entre otros.

Sígueme en TikTok para más contenidos:

@andrea_scs

Déjame en los comentarios que otros consejos le darías a una persona que quiera ejercer la Criminología #criminology #criminologia #consejos

♬ sonido original – Andrea_Scs

Rotación de personal en la Seguridad Privada

Saludos lectores

En días pasados tuve la oportunidad de realizar un conservatorio con la criminóloga Karla Alvarado para la realización del segundo episodio de Perspectiva Radio, un proyecto conjunto con mis colegas de Perspectiva Criminológica. Ella cuenta con más de 10 años de experiencia en el sector de seguridad privada y me siento muy honrada de contar con su conocimiento para abordar este podcast.

El tema a desarrollar, que dejaré al final de este artículo, fue sobre la rotación de personal en la seguridad privada. Un problema al que no se le ha prestado la atención debida, los oficiales de seguridad sufren constantemente vulneración de sus derechos más básicos, desde sitios inadecuados para realizar sus necesidades fisiológicas, pocas herramientas para desarrollar su trabajo, poca capacitación, salarios mínimos o incluso menos de eso, horas extra mal pagadas, asignación de puestos en ubicaciones geográficas lejos de sus hogares.

Todo esto conlleva a un ambiente laboral poco agradable, que produce que constantemente los oficiales busquen empresas que les brinden un poco más de salario, mejores horarios, y condiciones.

Esta problemática requiere una visión país, porque no es un problema laboral únicamente, las empresas de seguridad deben contar con ciertos requisitos legales, algunos de estos son dados por las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública, y el sector comercio también debe tener participación en una posible estrategia país, para realizar los cambios que se necesitan.

Si bien, como hablamos en el podcast, se tratan de servicios privados, la seguridad es de interés público, tanto colaboradores, proveedores, clientes o usuarios, desean convivir en espacios seguros, y como fuerza auxiliar de las autoridades, los oficiales de seguridad pueden aportar mucho a la seguridad ciudadana.

Les dejo a continuación el programa para que nos dejen sus comentarios y aportes: